ECONOMÍA DE LOS DATOS: LA RIQUEZA DE LA ERA DIGITAL

Los datos se han convertido en un factor de producción de cualquier proceso económico actual. Aunque en estado bruto, el dato carece a priori de valor, a través de su tratamiento, procesamiento y análisis científico se puede convertir en conocimiento útil y original. Nunca antes se pudieron interpretar los datos como podemos hacerlo hoy gracias a las innovaciones en big data y en Ciencia de los Datos.

 

Economía de los Datos. Riqueza 4.0 es una nueva publicación de Fundación Telefónica dirigida por Emilio Ontiveros y coordinada por Verónica López Sabater (Analistas Financieros Internacionales) que persigue exponer la capacidad de innovación que se le presenta a las personas, las empresas y las Administraciones públicas, a partir de la explotación inteligente del dato.

La Economía de los Datos puede definirse como el conjunto de iniciativas, actividades y/o proyectos cuyo modelo de negocio se basa en la exploración y explotación de las estructuras de bases de datos existentes (tradicionales y procedentes de nuevas fuen­tes) para identificar oportunidades de generación de productos y servicios.

En tér­minos de generación de valor, el big data puede desarrollar un mayor conocimiento sobre el perfil del cliente, una reducción en los costes mediante la detección y la resolución de ineficiencias y la creación de nuevos productos y servicios de informa­ción o la implantación de nuevos negocios.

La data science, que englo­ba métodos computacionales, matemáticos y estadísticos, nos permite responder a preguntas dentro del marco empresarial aplicando el método científico, pasando de la teoría a la práctica, describiendo, anticipando y prediciendo sucesos y prescri­biendo acciones.

Según la Comisión Europea, se estima que la Economía de los Datos en la Unión Europea ascendía a un valor de 272.000 millones de euros en 2015. McKinsey estima que el PIB de la economía europea podría incrementarse en 2,5 billones en 2025 si alcanzara un mayor potencial, especial­mente en las empresas más retrasadas en términos de digitalización. En el caso de Estados Unidos, McKinsey estima que el Internet de las Cosas, la analítica de datos y las plataformas de talento online podrían añadir 2,2 billones de dólares al PIB de la economía americana en 2025.

El 70% de las empresas financieras del mundo declara que ya han hecho proyectos big data, enfocados, principal­mente, en el conocimiento profundo de los clientes, la mejora de sus modelos de propensión a la adopción de sus productos, el análisis de riesgos o la detección de fraude de diferentes tipos, como en transacciones con tarjetas de pago o peticiones de préstamos.

En el caso del sector telecomunicaciones, aproximadamente el 60% de las organizaciones está realizando proyectos big data para analizar la movilidad de sus usuarios, entender cómo están conectados, mejorar sus campañas de mar­keting o realizar comunicaciones personalizadas gracias a la información geográfica que tienen.

En los medios de comunicación el principal uso del big data está rela­cionado con la recomendación personalizada de contenidos y la creación de nuevos productos basados en datos, y un 73% de estas empresas declara estar inmerso en este tipo de proyectos.

En España, el 84,8% de las compañías está realizando proyectos big data o tiene planes inminentes para hacerlo.

En América Latina, los países donde más se está apostando por el desarrollo de esta tecnología son Brasil, México y Argen­tina, donde más de un 75% de las empresas declara que es estratégico para ellas, está realizando proyectos o tiene planes para llevarlos a cabo en los dos próximos años.

La Economía de los Datos puede convertirse en una fuente de creación de empleo, especialmente a través de la demanda que realiza de nuevos perfiles profesionales. El libro clasifica de forma exhaustiva los perfiles emergentes en la economía digital, entre los que se encuentran los directamente relacionados con el big data:

1. Estrategia digital:

a) CDO / Digital manager. Responsable de estrategia digital.
b) Digital communication director (DCD). Responsable de comunicación digital.
c) Digital transformation project manager (DTPM). Responsable de proyectos digitales.

2. Marketing digital:

a) Digital marketing manager. Responsable de marketing digital.
b) Inbound marketing specialist. Experto en inbound marketing.
c) SEM y SEO specialist. Experto en SEM y SEO.
d) SEO specialist. Experto en SEO.
e) Social CRM manager. Responsable de relación digital con clientes.
f) RTB manager. Responsable de conversión y captación programática.
g) Traffic manager. Responsable de tráfico web.

3. Contenido digital:

a) Branded content specialist. Experto en contenido digital de marca.
b) Content manager. Responsable de contenido digital.
c) Copywriter. Experto en redacción publicitaria.

4. Social media:

a) Community manager. Responsable de gestión de comunidades y redes sociales.
b) Social media manager. Responsable de la estrategia de medios sociales.

5. Big data y business analytics:

a) Chief data officer. Director de datos.
b) Lead data scientist. Científico de datos.
c) Big data engineer. Ingeniero de datos.
d) Visual data scientific. Responsable de visualización de datos de negocio.
e) Customer intelligence analyst. Analista de inteligencia de clientes.

6. eCommerce:

a) eCommerce manager. Responsable de comercio electrónico.
b) eCommerce analyst specialist. Experto en analítica para comercio electrónico.

7. Recursos humanos:

a) eRecruitment manager. Responsable de reclutamiento digital.
b) Human resources analyst. Analista de recursos humanos.

8. Digital sales:

a) Digital account manager. Ejecutivo de cuentas digitales.

9. Ciberseguridad:

a) Chief information security officer (CISO). Director de seguridad de la información.
b) Data protection officer (DPO). Delegado de protección de datos.

Leave Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *